Expedición bloque de hielo. 1959

Noruega, año 1959.

Un año antes Radio Luxemburgo lanzó un desafio. ¿Quien seria capaz de transportar 3 toneladas de hielo desde el circulo Polar Artico hasta el Ecuador?. La emisora de radio entregaria 100.000 francos por cada kg de hielo que se salvase, unos 200 dolares americanos en aquella epoca. Habia una condición, no utilizar ningún sistema de refrigeración.

El desafio llegó a la empresa norruega especializada en aislamientos térmicos Glassvatt y lo tomaron como un reto y una posible grán campaña publicitaria.

Mientras la empresa norruega respondia al reto y comenzaban los preparativos la emisora de radio hizo sus propios calculos teniendo en cuenta el potencial de la empresa Glassvatt y sus materiales. Se dieron cuenta de que podian perder mucho dinero y retiraron el desafio.

Sin embargo la expedición programada por la empresa Glassvatt habia recibido tanta atención que decidieron seguir adelante. También contaron con el apoyo de Shell y Scania como patrocinadores. Un total de 8 paises se sumaron al patrocinio de la expedición. Los patrocinadores franceses querian un camión frances para el desafio pero los norruegos insistieron en usar un camión escandinavo. Mas adelante los propios aventureros reconocieron que hubiera sido mejor usar un camión frances, mejor adaptados a circular por los desiertos que atravesaron.

El 22 de febrero de 1959, a las 9:15 de la mañana, la expedición salió de Mo i Rana (Norruega). El responsable de la expedición fue Sivert Klevan un ingeniero con un gran instinto para las relaciones públicas.

Un bloque de hielo de 3 Tm fué extraido del glaciar Svartisen y fue seccionado en piezas mas pequeñas de 200 kg. trineos y un helicoptero trasladaron los bloques al centro de la ciudad. alli se volvieron a fundir juntos para formar un bloque de 3.050 kilogramos. El bloque se colocó en un recipiente de hierro especialmente construido, que fue aislado con lana de vidrio Glassvatt y madera.  El recipiente se colocó en la parte superior de un camión Scania que lo llevaria todo el camino hasta el ecuador, acompañado de una furgoneta de transporte para los equipos auxiliares y un vehículo que transportaba los sistemas de filmación de películas.

El camión también transportó 300 kg de medicamentos al hospital de Albert Schweitzer en Lambaréné.

La expedición fue seguida por la  prensa en todo el mundo, y una gran multitud de espectadores se reunieron en varias ciudades europeas a lo largo de la ruta. Atravesando el Sahara el camión quedó atascado varias veces en la arena siendo una tarea muy peligrosa y laboriosa hacer que continuara su camino. Una vez que el camión y los expedicionarios se habían hecho al desierto les fué mas facil llegar a su destino final. Entonces se reveló que el bloque de hielo no había perdido más del 11% de su peso original. La expedición fue un gran éxito, a juzgar tanto por el resultado final y por la atención de los medios generados por la empresa, y fué llamado como “el mayor montaje de publicidad en el mundo”.  Con motivo del 50 aniversario del evento en 2009, la compañía Glassvatt hizo el documental original de la expedición. También realizarón una nueva entrevista con el líder de la expedición Sivert Klevan, quien tenía 84 años al momento de la entrevista.

La primera parada de la expedición fue en Oslo. Allí fue recibido por una gran ceremonia en Studenterlunden en frente de la Universidad. El camión fué cargado con 300 kg de medicamentos. Estos medicamentos debían ser entregados al hospital de humanitario Albert Schweitzer en Lambaréné, cerca del destino final de Libreville, capital de Gabón. Desde Oslo la expedición continuó hasta Helsingborg en Suecia y Copenhague en Dinamarca, donde recibieron más medicamentos. Con fines publicitarios de la expedición pasaron a través de varias ciudades europeas  como Hamburgo, Colonia, La Haya y Bruselas y fue recibida con ceremonia y mucha atención en todas partes. En la frontera belga surgió un problema por no existir en el formulario de declaración aduanera el transporte de hielo, pero esto se resolvió cuando un funcionario de aduanas accedió a acompañar a los vehiculos a través del país. Klevan más tarde recibió una disculpa personal por este inconveniente.
En París, la expedición fue escoltada por la policía y se invitó a los miembros de la tripulación a cenar con el alcalde. Desde París el camión siguió a Marsella. Allí se cargó a bordo del carguero “Sidi Mabrouk”, que zarpó el cargamento a El Argel. En El Argel, una grúa especial tuvo para levantar el camión con un peso total de dieciséis toneladas, incluyendo el hielo. En la orilla, el recipiente que contenia el hielo se vació en este momento para ver qué cantidad de hielo se había derretido. A pesar del clima europeo inusualmente caliente para la temporada, se habían arrojado sólo cuatro litros de agua.

Después de aproximadamente tres semanas, la expedición llegó a Lambaréné y se reunió con Albert Schweitzer.  El hospital recibió 500 kg de klippfisk (bacalao seco y salado) y los medicamentos.

El contenedor fue abierto y habia gran emoción entre los allí presentes. Todos querian ver con sus ojos la cantidad de liquido que se drenara al abrir el grifo del contenedor. El bloque de hielo resultó astar casi completamente intacto.
La expedición llegó a su destino final de Libreville el 21 de marzo, después de veintisiete días. El bloque de hielo que pesó 2,714 kg. Había perdido tan sólo 336 kg en el camino. A pesar de que no estaba claro cuánto tiempo tardaría la expedición, Klevan había estimado inicialmente una pérdida de 10%, el resultado final fue de aproximadamente el 11%. Un representante francés de la empresa se reunió a la tripulación en Libreville y un amigo personal del presidente Charles de Gaulle,  presentó una oferta para conducir el hielo de vuelta a París. Si la tripulación aceptada, el propio presidente recibiria la tripulación bajo el Arco de Triunfo. Los hombres, sin embargo, estaban demasiado agotados en ese momento para aceptar dicha oferta. En su lugar los vehiculos volvieron cargados en navios mientras que la tripulación voló a casa. El hielo se cortó y se repartió entre los ciudadanos de Libreville, para quienes éste era un bien escaso. Klevan, siempre consciente de las oportunidades de promoción, trajo una parte del hielo de vuelta a casa con él. Este hielo se utilizó posteriormente en las bebidas servidas a los periodistas en el estreno del documental realizado.
La expedición fué un enorme éxito, tanto en el cumplimiento de la meta que se había propuesto llevar a cabo y mediante la generación de cobertura de prensa en todo el mundo de la empresa y su producto. La empresa fue dada a conocer en lugares tan lejanos como la India.

Fuente: Wikipedia, Glassvatt

 

Deja un comentario